La Edad Media

General

Vestuario en la Edad Media

Escrito por laedadmedieval 19-05-2011 en General. Comentarios (3)

Vestir en la Edad Media

 

Las moda de la Roma Imperial poco a poco fué siendo sustituida porotros ropajes. Togas y túnicas se cambiaron por  tejidos depunto y malla, característicos de esta nueva etapa, conocida como EdadMedia, que se inicia en el año 476.

Los bárbaros, por su parte también aportaron a este nuevovestuario  la costumbre del uso de bragas que cubrían las piernas,prendas semejantes a los pantalones, o las calzas, éstas adheridas a la pierna,bordadas y adornadas, ajustadas ambas en las pantorrillas, por medio de correasentrecruzadas. Usaban generalmente dos tonos de ropa, el lado izquierdo no eradel mismo color que el derecho Los nobles las usaban de color rojo. Lastúnicas, que antes carecían de mangas o las poseían muy cortas, ahora lasanexaron.

 Se siguieron usando las capas de lana rectangulares (clámides) peroahora con mayor amplitud.

 

La ropa medieval

 

Como en todos los órdenes de la vida en las sociedades del periodo todo seencontraba estratificado, y la vestimenta no era la excepción sino mas bien, elterminante veredicto de a que estrato social pertenecía cada individuo.

Lino pegado al cuerpo, lana y pieles baratas para el abrigo, constituían enel mejor de los casos a lo que un siervo , o un villano podía aspirar (esto,claro esta, cuando el lino no terminaba en los depósitos del Sr. Feudal).

Los colores quedaban reducidos a las tinturas de mas fácil ybarataelaboración (obviamente estos colores variaban sutilmente dependiendo de lazona donde se encontraran). En este punto resulta oportuno recordar que lamayoría de la ropa era hilada, cortada y cosida porlas mujeres de la familia.

Entre los pobres abundaban los colores naturales de las telas, Gris y marrón(hay representaciones de vestimenta celeste yverde, pero se consideran decarácter alegórico y no de rigor histórico) .


         


Generalmente son representados con camisolas diversos largos de manga (perocon un largo no superior a la terminación de la cadera). Dentro de lasmenciones cristianas se encuentran a la vestimenta de Duelo (negra o blanca) locual hace pensar que también en este periodo en particular eran coloresparticularmente baratos o fáciles de conseguir.

Se cree que durante el invierno calzaban suecos de madera, y durante elverano permanecían descalzos.

Porsu parte los niños quedaban confinados a una túnica de saya, que lucían a mediapierna, generalmente descalzos y sin otra ropa.

Seconjetura (existen apenas representaciones anteriores al siglo XV) que lasmujeres usaban aproximadamente el mismo largo que las damas, sin variar endemasiado más sus trajes con los de los infantes.

Respectoa la ropa de trabajo son abundantes las menciones de delantales y calzones depieles baratas (conejo u oveja) para el invierno, también sobre gorros osombreros que identifican al propietario con determinado gremio o profesión.

Susmejor aventurados coterráneos;  Vivian en un mundo más colorido, donde laropa era generalmente más larga y brillante, el lino entre los Sres. (y Sra.)mas pobres y la seda para los mas poderosos, engarzada y bordada con oro, amenudo con forros de pieles exóticas, incluyendo raras importaciones del Áfricao del medio oriente, pero el zorro, el lobo y en las regiones mas frías el osoparecen haber sido las mas populares.

Generalmentelos registros hablan de que el largo de la túnica alcanzaba las rodillas y querecién en el año mil en Francia se acorto (aunque no sin antes calificarla deimpúdica) por sobre la rodilla para los hombres y con una boca manga de hasta 3 pies de largo.

Respectoa las mujeres parece pertinente decir que entre las mujeres jóvenes se permitíaun discreto escote (usualmente tapado por un velo de lino cerrado por una piezade joyeria), pero la falda siempre por debajo del piso (hay menciones devestidos de día de hasta 6 pies de largos) y los brazos tapados por una camisola delino o seda (en el caso de las mejor venturadas).

Lilas,negro y blanco (para el duelo), escarlatas, celestes, azules, dorados, rojos,plata, verdes puros, amarillos, rosa y Púrpura. Son mencionados como loscolores utilizados por las elites del periodo, cabe resaltar que los colores seusaban en tintes brillantes, ya que esto requería una cantidad de tintura mayory por lo tanto demostraba un mayor poder adquisitivo.

Encuanto a los barones Rus, vale mencionarlos aparte, ya que para las galasvestían a la usanza de las nobles de Constantinopla (incluyendo joyería), peroen el día a día, vestían con vestimentas similares a los de los campesinos,pero más ricamente adornadas.

Calzabanbotas (generalmente se las menciona verdes) o zapatos con una prolongacion enforma de punta de diversos tipos (con o sin orejas, hasta 3 pies de largo).

 

El mundo bizantino, aportó su lujo y su nuevavariedad de telas. Sobre todo se agregó la seda y los ricos bordadosen oro y piedras preciosas. Los flecos y adornos predominaban en sus trajes quepoco a poco fueron infiltrándose en la zona occidental, por ejemplo con el usodel manto semicircular, agarrado desde el hombro derecho, ya que no teníaningún agujero para pasar la cabeza. El manto era símbolo de status, y no sólopara protegerse del frío. Los mantos oscuros simbolizaban que la personaatravesaba un período de duelo.

                                      

El pellote era una especie de vestido largo yabrigado ya que se forraba habitualmente con piel de conejo. Lascabezas eran adornadas con sombreros cilíndricos o birretes.

 

Para la guerra se usaban cotas de malla,sobre túnicas de lana, armaduras, escudos y yelmos de hierro, pues las luchaseran cuerpo a cuerpo, y cinturones para sostener las espadas.

                           

En cuanto a las mujeres, se hizo común eluso de faldas de forma cuadrada, con un agujero en la cintura y cuatro picos enel extremo inferior. Predominaban las líneas rectas y las mangas ajustadas.Cubrían sus cabezas con cofias o tocados, sujetas con cintas que se atabandebajo de la barbilla. Se protegían del frío con mantas o capas. También aligual que los hombres, usaban pellotes. No usaban calzas ya que las piernas nose cubrían.

                                     

Los religiosos, de gran influencia en el cristiano mundo medieval también contaban con ropas típicas, muchas de cuyas características aún subsisten. Para las grandes ocasiones, los obispos usaban la mitra, o toca alta y puntiaguda, el báculo pastoral (bastón); la capa, y la dalmática, túnica abierta por los lados, en muchas ocasiones finamente adornada, con hilos de oro y plata.

    En cuanto al calzado, ambos sexos usaban una especie de zapatillas abiertas fabricadas con cuero, de cabra para las clases más adineradas, o de vaca para el común de la población. A veces, los hombres llevaban botas.      

                                        .

Desintegración del poder central y vasallaje

Escrito por laedadmedieval 19-05-2011 en General. Comentarios (0)

El imperio de Carlomagno (742-814) constituyó el primer intento de crear un nuevo orden después de los graves trastornos que se habían producido a raíz de las invasiones de los pueblos germánicos y la decadencia y caída final del imperio romano.

A la muerte de Carlomagno (814) siguieron nuevas conmociones producidas en gran parte por nuevas migraciones e invasiones: los germanos del norte o normandos, provenientes de Escandinavia, se dirigieron a Rusia, Inglaterra, el norte de Francia y el Mediterráneo.

Los pueblos eslavos se extendieron por la Europa centro-oriental. Los húngaros o magiares, jinetes nómades provenientes del centro de Asia, recorrieron la cuenca del Danubio. En el curso del siglo X estos pueblos se hicieron sedentarios y se convirtieron al cristianismo. Empezaron a formarse los pueblos que en definitiva determinarían la fisonomía de Europa.

Todos estos cambios se produjeron en medio de una transformación general de las formas económicas, sociales y políticas. Decayeron las ciudades, disminuyó y casi desapareció el comercio internacional, se redujo el uso de la moneda y la tierra quedó como la principal riqueza. Los poderes centrales perdieron toda autoridad y desapareció la organización administrativa burocrática.

Lentamente se formó un nuevo orden que ha recibido el nombre de feudalismo.

En medio de las interminables guerras los hombres anhelaron por encima de todo poder disfrutar de protección y seguridad. Como los poderes centrales perdieron toda autoridad se tuvo que recurrir a los poderes locales. Se generalizó la costumbre de que los vecinos de un lugar se sometieron a quien los podía defender mejor: a veces un conde, pero muchas veces también algún particular que no poseía ningún título o cargo oficial, pero que se imponía a los demás por su valentía y su sentido de la autoridad. A estos hombres se les empezó a llamar señores, mientras que las personas que se encomendaban a su protección recibieron el nombre de vasallos.

Entre señor y vasallo se estableció una especie de contrato: el señor prometía protección a su vasallo; éste se comprometía, mediante un juramento de fidelidad, a ciertos servicios. El régimen vasálico se generalizó a través de toda la sociedad: el rey encabezaba la pirámide: sus vasallos eran los duques, condes y otros señores poderosos. Éstos, por su parte, recibían la "fidelidad" de las personas más ricas e influyentes de su región las cuales, a su vez, recibían los servicios de vasallos más modestos. De esta manera, desde la cima hasta la base de la sociedad, toda persona estaba vinculada a otra.

Gastronomía de la Edad Media

Escrito por laedadmedieval 19-05-2011 en General. Comentarios (0)
Se dice que la comida medieval era muy poco refinada. La falta de saber estar en la mesa, contrasta con sabores insólitos como la leche de almendras, el agua de rosas, el agridulce y el exótico encanto de especias olvidadas.

En la Edad Media, la gastronomía se caracterizaba por una búsqueda constante de sabores, colores y combinaciones. La cocina medieval era un arte que necesitaba de mucha dedicación y de mucha inventiva ya que la viandas se reducían casi exclusivamente a carnes asadas en grandes llamas.

Por ello, en sus grandes banquetes realizaban enormes cantidades de platos con la superposición de los sabores agridulces, el uso del azúcar y el de las especias. Entre los condimentos el preferido era el trío: queso, azúcar y canela; y entre las carnes más habituales procedían de los cuadrúpedos y los pájaros. A menudo, los presentaban revestidos de su propia piel o de su plumaje, decorados con oro o rellenos con otros animales vivos más pequeños.

La sopa

Esta época supuso el triunfo rotundo de la sopa. Tenían ollas, potajes y caldos elaborados con habas, huevos, guisantes, calabaza, hinojos y, sobre todo, arroz. Se sazonaban obsesivamente con canela, jengibre, azafrán, ajos o agraz.

La sopa dorada era un plato típico que consistía en hacer tostar unas rebanadas de pan, agregarles una salsa a base de azúcar, vino blanco, yemas de huevo y agua de rosas. Una vez bien empapadas, se freían y se agregaba nuevamente agua de rosas; espolvoreándolas con azúcar y azafrán.

inicio

Principales productos

Entre las carnes se encuentran principalmente las aves; cuadrúpedos; órganos y miembros. Los pescados cobraban protagonismo sobre todo en Cuaresma, lo que significaba sustituir la carne por el pescado, las grasas animales por las vegetales y las leche animal por la de almendras.

Los huevos y la leche eran utilizados para elaborar mantequilla, queso y cuajadas. Entre los productos de origen vegetal abundan los cereales, legumbres, frutas y hortalizas como las hierbas y raíces. Las legumbres calientes eran principalmente los guisantes y garbanzos; y las frías, lentejas y habas.

La fruta

Las frutas frescas eran muchas y muy variadas. Entre ellas se podían encontrar: moras, higos, uvas, cerezas, ciruelas, sandías, melocotones, manzanas, melones, naranjas, limones, aceitunas, peras, membrillos, granadas... La función dietética de las frutas era estimular, laxar y estreñir. Los frutos secos eran menos variados: almendras, avellanas, castañas, nueces, piñones y pistacho.

Muchos de los alimentos del medievo pueden encontrarse hoy en día; sin embargo, alimentos que hoy son comunes y cuyo origen se encuentra en América -como el tomate, las papas, la pimienta, el choclo, el café- aún no eran conocidos.

inicio

Comidas religiosas

La religión en la Edad Media era el eje principal, así que no se debe olvidar la influencia que ésta pudo tener en la gastronomía de la época. Algunas de las reglas impuestas por la Iglesia eran comer ligero, sin grasas el miércoles, el viernes y el sábado; las vigilias de las festividades y naturalmente durante la Cuaresma, lo que significaba sustituir la carne por el pescado, la leche animal por la de almendras y las grasas animales por las vegetales.

Las recetas medievales que han llegado hasta nuestros días reflejan la cocina de las clases altas, ya que las de clases populares no han quedado por escrito. Por ello todos los platos que se disponen se refieren a una cocina aristocrática y burguesa.

inicio

Comida medieval en casa

Para empezar se tiene que olvidar de los platos, en su defecto utilizará hogazas de pan redondas abiertas por la mitad. Cada una de las mitades le servirá de plato donde colocar sus exquisitas recetas.

En el medievo no se utilizaban los cubiertos, así pues los asados se comerán con las manos y las sopas y potajes se servirán en cuencos y se sorberán.

La ensalada no debe trocearse, las hojas se presentarán enteras y bien aliñadas. El invitado la cogerá con los dedos.

Lo primero que se presenta en la mesa es la fruta, a modo de entremeses. Esto puede ser porque de este modo se facilita la digestión. Todavía hoy en muchos países se sirve primero la fruta antes que cualquier otro plato.

Puesto que no va a necesitar cubiertos sería conveniente que su invitado esté provisto de un delantal o en su defecto de una gran servilleta.

Una vez que termine la comida con la fruta, sopas, guisos, asados, queso, vino... el invitado necesitará lavarse las manos. La mejor forma es una toalla muy caliente o un cuenco con agua caliente y limón para eliminar los restos.

Se puede concluir con una queimada. Se trata de una bebida alcohólica que se flambea mientras se da vueltas hasta que el fuego se extingue. Puede acompañarla con galletas caseras provistas de cereales o frutas.

inicio

Cena medieval y ambientacion

Si quiere sorprender a sus invitados anímeles a que acudan disfrazados a su casa, así estarán a tono con el ambiente que usted vaya a preparar. Los trajes pueden ser muy variados: caballeros, princesas, reyes, mesoneros, taberneros...

Para la decoración busque elementos que se identifiquen con la época del medievo: candelabros, escudos, lanzas... Esto ayudará a que sus invitados crean que son verdaderos aristócratas.

Puede escribir un menú para cada uno en una pequeña hoja a la que se le habrán quemado los bordes. Redáctelo en castellano antiguo, con cada uno de los platos. Para darle mayor verosimilitud, puede pedir a uno de sus invitados que haga de juglar y cante los paltos al resto de los invitados. Así se sentirán envueltos por la magia de la Edad Media.

Para que la cena o comida no resulte aburrida puede amenizarla con juegos malabares, trucos de magia o juegos astrológicos, muy populares en la época. También puede invitarles a un duelo de caballeros para salvar a la princesa. Por supuesto, con espadas de plástico.

Para concluir, invíteles a una queimada flambeada mientras su juglar repite los conjuros que las brujas recitaban. Dándo vueltas al licor hasta que el fuego se extinga: mouchos, coruxas, sapos e bruxas...

la sexualidad en la edad media

Escrito por laedadmedieval 19-05-2011 en General. Comentarios (1)

Usos y costumbres sexuales

La Iglesia establece un orden controlable dentro de la sociedad. Laexistencia del matrimonio como núcleo familiar y, por ende, la familiacomo núcleo social, facilita en control de la sociedad toda y, conello, el manejo de la historia y la política.

El matrimonio eclesiástico, entre hombre y mujer, indisoluble ynormado, destierra las costumbres bárbaras del adulterio (que realmenteno existía al no existir matrimonio, y sí lo hacían las unionesvoluntarias y de hecho, fácilmente solubles), y del incesto. Visto estedesde el punto de vista de cada Iglesia, puesto que lo que es incestopara iglesia católica no lo es para la iglesia judía, tomando porejemplo el caso de una prima en primer grado, hija del hermano delpadre, o el incesto político entre un hombre y su cuñada viuda, caso denupcias obligatorias en el caso judío.

Relaciones adúlteras, homosexuales, grupales, masturbación y libertad dejuego sexualfueron proscritas en este nuevo orden sexual cuya finalidad última ybendecida es la procreación. El derramamiento de semen, laimposibilidad de concebir, las tendencias homosexuales o elconocimiento carnal por placer son severamente catalogados. Lainfidelidad y la virginidad se convierten en dos pilares de latradición sexual durante, ni más ni menos, mil años.

Adulterio

Diferente baremo para varones y mujeres. Ellos se deben a susesposas, pero la prostitución es un mal menor conocido y, generalmente,disimulado. La mujer no tiene posibilidad alguna de cometer infidelidady salir indemne. Si fuera el caso, las pruebas contra ellas sonfácilmente conseguibles. Basta que se sospeche, que dos personas dentestimonio verbal y que la infeliz esposa no resista las pruebasmedievales para comprobar su veracidad.

Se contempla la muerte como castigo para el adulterio, casi siemprereferido a la mujer adúltera y no al hombre amancebado que, aparte dela cruz de la “fama pública” de infiel, raramente sufría más pérdidas.

la blibia habla de lapidación, el Talmud menciona el ahorcamiento. De todosmodos, estos casos extremos eran conmutados usualmente por penas máslivianas como destierro, azotes y repudio (suficiente, de todos modos,para poner en peligro serio la subsistencia de una mujer sola).

Hay una excepción terrible a este perdón. Si el adulterio es extraconfesional, la pena es capital. Muerte en la hoguera para judíos ycristianos atrapados en relaciones sexuales inter confesionales.

Prácticas sexuales

Este oscurantismo sexualpretende y elige la “postura del misionero” tradicional como larecomendada. Favorece la procreación y estimula menos el placer queotras prácticas. Se persigue la consumación del matrimonio con un únicofin, la descendencia.

No es de extrañar, ya que los matrimonios, en ese momento, sonplaneados como alianzas políticas y económicas, asegurando linajes decomerciantes o casa reales, de la misma manera en que hoy se producenfusiones empresariales y alianzas internacionales. La mujer no tiene entidad de derecho, es un objeto y una moneda de cambio.

Su cuerpo es atesorado como recipiente de la semilla del varón, ellaes la productora de la cría y de ella dependen, al final, los linajes yesperanzas.

La iglesia judía es menos restrictiva con los placeres de lasexualidad, contempla el gozo de la mujer y la forma de “débitoconyugal”, aun cuando ninguno de los dos miembros de la pareja se hayasentido atraído o enamorado del otro.

Sin embargo, toda esta normativa fría, todo este reglamento, nopuede contener la naturaleza humana. Si se lucha denodadamente contrael adulterio, es porque se produce. Si se norma tan duramente, esporque hay desmanes continuos y naturales. El amor, el deseo, la sensualidad, la excitación, todos estos aspectos son inherentes al ser humano. No se pueden extinguir.

Así pues, paralelamente a estas condiciones eclesiásticas, existen los placeres, las amantes, las cortesanas, las prostitutas, los amores ilícitos, el sexo oral, el sexo homosexual, la masturbacion, la barraganía, el amancebamiento y toda la serie de tendencias naturales en la sexualidad.

La virginidad

Hay entre todas las características de esta época, una fijación conla virginidad de la mujer. Esta es la garantía de calidad para unesposo, una mujer nueva, o casi una niña, intocada, lo que asegura quela desfloración abra las puertas a una posible paternidad propia, y noajena. La virginidad se eleva en la categoría de las virtudes, es unallave para las puertas del cielo, y debe ser preservada hasta suentrega al esposo legal.

Hay que recordar que en los matrimonios medievales, no era extrañoel caso de los testigos en la noche de bodas o desfloración de ladoncella, donde se daba testimonio de la consumación del matrimonio porel esposo y la pérdida de la virginidad de la novia (aún hoy quedanremanentes de estas costumbres en algunas culturas).

La virginidad es un valor, el valor determinante, en la mujer.Asegura el linaje real de un varón, conjuntamente con la fidelidad. Sinembargo, la creencia de que el cinturon de castidades un invento del Medioevo, es errónea. Es una curiosidad posterior, dehecho no hay pruebas fehacientes de que se haya utilizado antes delS.XIX, y sería imposible de usar más de unas cuantas horas sin peligrode infecciones o laceraciones.

Curiosidades

  • En el Medioevo se consideró al miembro sexual masculino como una extensión nerviosa de la espina dorsal, de ahí el nombre cauda nervorum.
  • Según la iglesia catolica, no podía haber cópula carnal mientras la mujer estuviera indispuesta, o “durante la penitencia en sábados, miércoles, viernes o festivos”.
  • El aborto era penado con la hoguera.
  • Loslegisladores españoles del Medioevo podían anular un matrimonio si elmarido demostraba que su esposa era frígida, pero si ella contraíafelices nupcias con un segundo marido, y él se declaraba complacidosexualmente, la unión se disolvía y se la casaba con el primer esposode nuevo. Siempre y cuando no hubiera sido el tamaño del miembro sexualmasculino, por exceso o defecto, la causa de la insatisfacción femenina.
  • En el siglo XIV, Modeville (Cirujano Real) observó que “el clítoris venía a ser un filtro que seleccionaba los olores y los soplos que ascienden por sus conductos”, dijo esto al observar las semejanzas entre el capuchón del clítoris y la campanilla en la laringe.
  • Bernardo de Gordonio cita en su obra “Lilium medicinae” que las mujeres privadas de satisfacción sexual reiterada sufren “escotoma,vértigo, dolor de cabeza, siente humo dañino que sube a las partes dearriba, tiene las manos apretadas sobre el vientre y las piernasencogidas.”
  • Como cura para los pensamientos libidinososeran comunes las sangrías en los muslos para los varones y lasfumigaciones en la región genital para las mujeres.

Conclusión

Es claro que mil años de historia no se pueden borrar con unaRevolución Sexual, muchos de los tabúes, usos y costumbres sexuales quehoy permanecen, tiene sus raices en la decision de la iglesiade mantener un orden establecido. Poco a poco se abren horizontes delibertad personal, esperemos que no sean otros 1.000 años paradesaprender.

El Cid Campeador

Escrito por laedadmedieval 19-05-2011 en General. Comentarios (0)
El Cid Campeador

(RodrigoDíaz de Vivar, llamado El Cid Campeador; Vivar, actual España, h. 1043- Valencia, 1099) Caballero castellano. Hijo de Diego Laínez,descendiente del semilegendario Laín Calvo, quedó huerfano a tiernaedad y fue educado junto al infante Sancho, hijo del rey Fernando I deCastilla y León, quien, al acceder al trono castellano, lo nombróalférez real (1065). Hacia 1066, el prestigio de Rodrigo Díaz se vionotablemente incrementado a raíz de su victoria en el combate singularque mantuvo con el caballero navarro Jimeno Garcés, para dirimir eldominio de unos castillos fronterizos que se disputaban los monarcas deCastilla y Navarra; el triunfo le valió el sobrenombre de Campeador.


El Cid Campeador (mural de José Vela Zanetti)

Comojefe de las tropas reales, Rodrigo participó en la guerra que enfrentóa Sancho II de Castilla con su hermano Alfonso VI de León, quien,derrotado en las batallas de Llantada (1068) y Golpejera (1072), se vioobligado a buscar refugio en la corte musulmana de Toledo. El destino,sin embargo, quiso que Sancho II muriera en 1072, cuando intentabatomar Zamora, con lo que Alfonso VI se convirtió en soberano deCastilla y León.

El nuevo monarca no sólo nomanifestó resentimiento hacia el Campeador, sino que, consciente de lavalía de sus servicios, lo honró concediéndole la mano de su sobrina,doña Jimena, con quien casó en julio de 1074. No obstante, unos añosdespués, en 1081, una inoportuna expedición a tierras toledanas sin elpremiso real, que puso en grave peligro las negociaciones emprendidaspor Alfonso VI para obtener la emblemática ciudad de Toledo, provocó sudestierro de Castilla y la confiscación de todas sus posesiones.

Acompañadode su mesnada, el Campeador ofreció sus servicios primero a los condesRamón Berenguer II y Berenguer Ramón II de Barcelona, pero, al serrechazado, decidió ayudar a al-Muqtadir, rey de Zaragoza, en la luchaque mantenía con su hermano al-Mundir, rey de Lérida, Tortosa y Denia,quien contaba con el apoyo de los condes de Barcelona y del monarcaSancho I Ramírez de Aragón.

En 1086, la derrota de Alfonso VI frente a losalmorávides en Sagrajas propició la reconciliación del monarca conRodrigo Díaz, quien recibió importantes dominios en Castilla. Deacuerdo con el soberano castellanoleonés, el Cid partió hacia Levante,donde, entre 1087 y 1089, hizo tributarios a los monarcas musulmanes delas taifas de Albarracín y de Alpuente e impidió que la ciudad deValencia, gobernada por al-Qadir, aliado de los castellanos, cayera enmanos de al-Mundir y Berenguer Ramón II. En 1089, sin embargo, unanueva disensión con Alfonso VI provocó su definitivo destierro deCastilla, acusado de traición por el rey. Rodrigo decidió regresar aloriente peninsular, se convirtió en protector de al-Qadir y derrotó unavez más a Berenguer Ramón II en Tévar (1090).

Muertosu protegido, decidió actuar en interés propio, y en julio de 1093 pusositio a Valencia, aprovechando el conflicto interno entre partidarios yopuestos a librar la ciudad a los almorávides. El 15 de junio de 1094,el Cid entró en Valencia y organizó una taifa cristiana que tuvo unavida efímera tras su muerte, acaecida el 10 de julio de 1099. DoñaJimena, su viuda y sucesora, con la ayuda del conde Ramón Berenguer IIIde Barcelona, casado con su hija María en 1098, consiguió defender laciudad hasta el año 1101, en que cayó en poder de los almorávides.

http://www.youtube.com/watch?v=pc--Y1vWXeE